Seguidores

sábado, 6 de noviembre de 2010

LOS CEMENTERIOS. LA ESTÉTICA DE LA MUERTE

 

DSCN1372

Lo cierto es que cada vez se ven menos personas en los campos funerarios , poco a poco esos grandes libros abiertos que son los Cementerio se alejan de la didáctica cotidiana de la vida, dejan de ser el pequeño o grande libro de “petete” para conocer la idiosincrasia de una ciudad de un pueblo  para convertirse en un lugar de visita anual.

Olvidando de esta manera que  nuestra mentalidad católica ha segregado estos recintos de nuestra  no son cementerios-jardines como ahora se pretende hacer con el Ceares, un jardín de la memoria, sino solitarios mundos cerrados sobre sí,  ausentes de nuestra vida diaria, por eso el otro día me llamó la atención que el Cementerio de San Sebastián ver chiquillos jugar, o charlas en torno a las tumbas, o que el propio cementerio fuese una nexo de unión  entre dos barrios, y sería bueno que ello se extendiera porque sin duda ellos contienen en sus mudos catafalcos toda nuestra historia.

Cuando uno pasea por un cementerio puede sacar de su visita todo un sin fin de informaciones, digamos que un cementerio sería una visita obligada para cualquier extranjero que nos quisiera conocer un poquito.

Porque en los campos funerarios se puede ver en toda su dimensión la estética de la muerte; el gusto estético de los mortales, que ahora está más por la unificación estética que por la singularidad, por el plástico que por los símbolos marmóreo, por la  hortera que por la diversidad, hay otras preocupaciones y la muerte parece ser la última de ellas, antes uno era importante en su barrio, en su ciudad y esa importancia se marcaba también a la hora de la muerte  y de la tumba, que se singularizaba en base a muy distintas cuestiones,  y llega  a ser curioso y es que en aquellas comunidades que está muy enraizada la cuestión identitaria o nacionalista encontramos que ésta  se prolonga  también en los monumentos funerarios, manifestándose por ejemplo  en  los trísqueles,  como sucede en el país vasco, los cuales encontramos a ambos lados de la frontera, por poner un ejemplo.

Varias 164

En los cementerios podemos ver quienes han sido las familias más prepotentes, si la mortalidad infantil ha sido alta por epidemias o similares, podemos observar el gusto por las cosas bien cuidadas, si la memoria de la heterodoxia local es fielmente guardada, y si la mezcla cultural y sociológica es una realidad plasmada en los apellidos delos deudos, y hasta podemos llegar a preguntarnos si en estos emplazamientos están presentes todas las religiones que nos habitan y como se manifiestan.

En ese sentido no deja de ser paradójico que una membresía que se lleva en general con bastante discreción y cierto secretismo como es la masonería, luego en los cementerios se explaye con bastante singularidad y apertura; no lo digo por España que la persecución llegó hasta los cementerios quitando la simbología masónica u otras, motivo por el cual nos quedan muy pocos símbolos funerarios masónicos, en Asturias nos queda en el Valdés Villar, que sería el único símbolo masónico funerario de un compás y una escuadra en un cementerio como es el del Sucu. En Francia es más común encontrar estas simbologías masónicas.

JJDT1

Bueno, hay una excepción en España y sería la del cementerio de Buñol, donde la iconografía masónica, libertaria, comunista y socialista se expande por todo el camposanto, que lo es para todos sean católicos, ateos calvinistas, o masones.

NICHO_MAS_N_5

Las visitas al cementerio debería ser parte de una asignatura para conocer esa otra dimensión que nos rodea, y que expresa lo que fuimos en su día.

Y espero que hayan tenido un buen día de difuntos, que por cierto este artículo no pudo ver la luz en el periódico LA NUEVA ESPAÑA, por las inundaciones locales, está claro que venden más ya los percances que los Difuntos. Está claro que este país está cambiando

Texto y fotos  de  Víctor Guerra.

Nota: Si necesitas tomar el texto o parte de é o las fotos, con citar el autor y el blog es suficiente

2 comentarios:

  1. ¡Suscribo lo que expones! De hecho ayer leía sobre una actividad extraescolar de un colegio de Córdoba, si la memoria no me falla, que fomentaba la visita a los camposantos como lugares de conocimiento. Se trataba de llevar a los escolares al cementerio de la ciudad a estudiar los tipos de rocas (de las sepulturas) y éstos como se erosionaban por los agentes meteorológicos. Creo que es una lanza rota a favor del conocimiento/reconocimiento de los cementerios como lugares públicos a visitar.

    Conocer los cementerios es conocer como bien dices la ciudad a través del tiempo, la historia, otras épocas y un sinfín de datos. Negarlo es negar la cultura, una cultura que nos enriquece y que cada vez se necesita más...

    ResponderEliminar
  2. Saludos desde Colombia. Soy estudiante de Comunicación y Relaciones Corporativas de la Universidad de Medellíny, precisamente en este momento estoy haciendo una investigación para un proyecto de aula para la materia de estética de la imágen. El lugar que elegí para hacerla es un museo-cementerio que hay en mi ciudad (Museo Cementerio San Pedro). La verdad es que este tipo de infomración es supremamente valiosa y muy útil para mí. Gracias por comparitr este conocimiento con nosotros.

    A continuación relaciono un link para que conozcan el cementerio del que hablo:
    http://www.cementeriosanpedro.org.co/Museo/programas.htm

    De nuevo mil gracias.

    ResponderEliminar

Aquí tienes un espacio para tu libre expresión. Sé respetuoso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...