Seguidores

jueves, 8 de enero de 2015

Juan Garay. Que el viaje te sea leve¡¡¡

OBITUARIO: ¡¡
 
Dice el viejo refrán, que cuando «el burru muere la cebada al rabu» indicándonos que tras la muerte no parece haber remedio, tal vez para el finado no tenga sentido la loa, o los recuerdos sobre su menesterosa, pero el pan ácimo del Obituarios sirve no solo para recordar a los viejos amigos, sino para recordarnos a nosotros que estamos vivos y que tarea de esparcir la memoria de los otros es un requisito más de la amistad.

El domingo pasado acompañamos durante un tiempo a su Compañera Raquel Alba, y  los propios restos de Juan Garay, hasta que hubo que despojar para la cremación de su féretro con la modesta bandera roja-negra, enseña del anarquismo que tan «mala fachenda» tien en estos tiempos, tal y como diría otro fallecido como era Peltó, y a cuya enseña e ideas siempre el amigo Garay fue fiel.

Precisamente a Garay lo conozco desde aquellas guerras de guerrillas dentro de la CTN de los Álvarez Palomo, Bermejo y Marcos, de los años 80, cuando algunos jóvenes alineados en ala libertaria de la Montseny y Esgleas, con el Colectivo Ecologista Libertario (CEL) luego con la COPEL, y finalmente en los grupos autónomos de la FAI, intentábamos poner en jaque todo un quehacer social, político y sindical que nos parecía ñoño, tal vez la vena caliente de la juventud nos alentaba a la muerte de los padres, taras la bandera bakunista, en esas conocí a Juan Garay, pues GESTO me pillaba de refilón y ser chaval de aldea no lo más fácil para estar en la clá intelectual gijonesa.

10900237_637197103056679_1286357812541017943_o

Pero el contacto esporádico con Juan Garay nunca lo perdí por más que pasara el tiempo de ambules y exilios varios, al final como nos encontramos tras años un grupo tirando de Cálamo, aquella vieja revista, hoy emporio de la poesía, que siguieron manteniendo Juan Carlos y Juan Ignacio González y el mismo Juan Garay entre otros, mientras otros recorríamos los Picos de Europa para ganarnos el pan como guías. Esos Picos de Europa donde quería que reposasen sus restos.

Años más tarde aterrizado en la urbe asturiana, tras el periplo rural, Garay con ese saber tan suyo y no sabiendo ni cómo, ni porqué, ni siquiera cuando, me hizo colaborador asiduo de una revista como Ágora, donde sin línea editorial escribí unos años a cerca de los mil y un temas que por mi cabeza iban pasando, como observador foráneo que soy, detrás de mi cuando mis escritos faltaban la voz solícita de Juan Garay haciéndome vez que Ágora era el trabajo de todos.

Y volvía una vez más a las páginas de la revista Cálamo, que tanto los ya citados, más Emilio Amor, Testón y otros muchos, mantienen desde la rebeldía de sus canas..., pero a pesar de ello la sequía , el cansancio y otros veneros en los que me sumergido hicieron que el buen amigo Juan Garay, me dejara como verso suelto, era lo que tenía esa bondad a la que no podías negarle nada , pero también esa vena libertaria de cada uno debe recorrer su camino, y el mío corría por otros lares.

Pero el gran promotor de ideas, proyectos y demás entelequias.., no dejó de repescarme en su novísimo proyecto de los Artistas Extremófilos , y así de nuevo recuperarme para el quehacer malatestiano de la cultura como arma para el futuro. Aunque donde yo realmente estaba saboreando con envida a Garay era en sus magníficas entregas fotográficas que eran una delicia de enfoque, de lectura y comprensión de una realidad que nos circunda.


Ha llegado el momento Querido Compañero de darte el viejo saludo libertario cuando uno pasaba al Oriente Eterno: Querido Garay que la tierra te sea leve¡

Obituario publicado también en el Diario La Nueva España

Víctor GUERRA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aquí tienes un espacio para tu libre expresión. Sé respetuoso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...